En esta sección puedes encontrar información sobre:

Sentido de Identidad

La identidad en psicología es un sentido de pertenencia que responde a la necesidad básica de saber quiénes somos, qué queremos y dónde queremos acceder o permanecer. Es la esencia de uno mismo, que nos define a lo largo de la vida por nuestras raíces, la época en que vivimos, los lugares donde residimos y las relaciones humanas que mantenemos.

Desarrollo de la Identidad

La identidad se desarrolla desde la infancia y abarca todo el ciclo vital. Los orígenes, la historia y procedencia, y la educación del individuo influyen en el desarrollo de la identidad. Más concretamente las costumbres, la relación espiritual (religión), las creencias, los principios y valores en los que se es educado y se desenvuelve una persona, y las relaciones sociales con que desarrolla su vida influyen en la persona que es, la que quiere ser y lo que persigue en la vida, aquello que da sentido de vida.

Crisis de Identidad

Existen crisis de identidad normativas, que nos ocurren a todos por propia psicología evolutiva individual, como el periodo adolescente, que es una etapa de la vida de la persona de autodescubrimiento, la mayoría de las veces errático, hasta configurar sus propios gustos e intereses en la vida.

Por otro lado encontramos crisis de identidad no normativas, con las que se encuentra la persona por diversos factores: divorcio, fallecimiento de un ser querido, acceso o pérdida de empleo… Estas crisis de identidad suelen provocarse por incoherencias entre los principios, valores e intereses que  la persona persigue por su propia historia de vida, y los que el comportamiento refleja en un periodo de tiempo dado, respondiendo a circunstancias puntuales de la vida o nuevos intereses. Son principios y valores incorporados a su historia vital por propio crecimiento.

Por explicarlo de otro modo las crisis de identidad aparecen por dejar de lado, a partir de un momento dado, lo que para uno resulta deseable tener en cuenta en la vida.

Falta de Identidad

La falta de identidad provoca personas fácilmente manipulables por el grupo social. Forjar de manera adaptativa la propia identidad es un antídoto natural contra la influencia que pueden provocar los grupos sociales sectarios. Las sectas cubren la necesidad de estructura social, sentido de pertenencia y dirección de vida, que las personas necesitamos; y de las que las personas más vulnerables carecen por falta de identidad.

Artículos Relacionados con Identidad

Pincha en las fotografías de abajo para leer más sobre identidad.

  • Creencias
    A la larga se impone por defecto la diplomacia, educación y humanidad frente a deshumanización
  • Identidad.
    Déjate robar la identidad entre semana. El fin de semana está para sacar el niño que llevas dentro
  • Felicidad
    La felicidad no es un destino sino un modo de viajar en grupo

Más Sobre Personalidad:

 Ámbitos Psicológicos: