La vida tiene ciclos, los años estaciones, la economía coyunturas, las tierras temporadas de barbecho y las personas dolores. Pero en el fondo no hay mal que cien años dure. Llega un momento, después de la tormenta que inevitablemente aparece el arcoiris; y mientras tanto vasos de agua para combatir el calor. No desfallezcas, pide el tuyo.

No esperes hoy la tormenta de ayer

 no dura siempre las penas de este infierno

 y aunque el azul del cielo no es eterno

 hasta mañana no vuelve a llover… 

(A cara o Cruz de Radio Futura)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *