Cuanto más quieras pasar desapercibido peor encuadre opinarás que tiene la gente sobre ti.

Esa visión no representa la realidad. Lo que los demás crean saber depende más de su voluntad que de ti mismo. Tú sólo muestras una cara del polígono multidimensional que configuras. Pero todavía más…, lo que creas que se piense distará mucho más de la realidad. Resulta una tarea improductiva porque al final, de toda esa gente, te relacionas intencionadamente con las personas que te aportan. El criterio lo pones tu.

No te salgas del tiesto. Sólo hay que ser uno mismo sin complejos, como el río que llega al mar sin sacar los pies del agua. Eres visible, no hay motivo para la preocupación. No tienes nada que ocultar. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *