Opinión y Criterio

– Éso no se hace así

– Ésa es tu opinión

– Y ése tu criterio

Las cosas generalmente no están ni bien ni mal hechas, sino que responden a un criterio.

Los criterios son como las opiniones, no hay ni buenas ni malas. Y como decía Clint Eastwood en Harry el Sucio, creo recordar: las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”.

Las opiniones y los criterios son oportunas o inoportunas en función del momento, las personas y el contexto en que se emplean.

Tolerancia

Ser tolerante implica tener respeto no sólo por los criterios de cada uno, sino confiar en la capacidad de aprendizaje del ser humano para adquirir nuevos principios y valores a lo largo de su vida, que le ayuden a cambiar con buen criterio de criterio. La Psicología Evolutiva nos dice que la solidaridad, la paz, el respeto, la libertad… no se aprenden todos de una, sino que a partir de la adolescencia cada uno los encuentra cuando los encuentra.

Principios y Valores

Ya lo decía Groucho Marx parodiándonos con toda la guasa irónica, que podemos emplear para reirnos de nuestros cambios de criterio. Y no hay mejor antídoto contra el cambio de criterio que la educación en valores

 

Únete a la conversación

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. en la época de ego (o superego en algunos casos) que estamos viviendo en la actualidad decir esto es un ‘zasca en toda la boca’ que no todos están dispuestos a asumir y muy poca gente se dará por aludida con este artículo, aunque va dirigida a mucha más gente de lo que parece (y yo soy uno de ellos, aunque yo al menos el primer paso (el de la aceptación del error) ya le tengo superado,
    gracias amado

    1. Los Principios y Valores nos proporcionan el filtro de sensibilidad hacia ciertas cosas que valoramos sobre otras y forma nuestro punto de vista. Conforme nos desarrollamos vamos haciéndonos sensibles hacia cosas que antes pasaban ante nuestros ojos desapercibidas. Con ese crecimiento en valores y sensibilidades cambiamos el punto de vista y el criterio para valorar cosas, el amor a los animales por ejemplo, que antes nos parecían menos importantes y desmerecer el valor de otras que antes eran importantísimas. Como el ser humano está en continuo crecimiento malo sería no cambiar de criterio nunca, porque significaría estancamiento indefinido.