Hay veces que nos limitamos a hacer nuestras funciones. Ésto implica dejar de hacer las cosas por amor. ¡ Ojo por amor a ti!.

La vida y el trabajo nos realiza si marcamos la diferencia, no importa la categoría, el puesto ni el papel que nos toque. Cada uno de nosotros somos un mundo por explorar. El respeto hacia uno mismo está en descubrir ese mundo y diferenciarlo del de los demás.

Hacer durante toda la vida lo que toca, limitando tus movimientos al criterio de funciones es lo que en la teroría Marxista se llama ” alienarse con el sistema”. Desde un sistema capitalista marcar la diferencia de lo que haces fomenta la realización personal en el trabajo, añadiéndote un valor único. Lo tienes por el simple hecho de ser diferente a los demás.

Permítete descubrirlo antes que de aquí a unos años tu único valor sea lo atractivo de mantener la exclusividad de un clásico sistema de trabajo formal, que sólo sirve para pasear los domingos sin prisas, dando la espalda a tu lado más humano e innovador, que te facilite encontrar tu sentido de vida, más allá del servicio que prestes.

Si buscas psicólogo o coach puedes ponerte en contacto conmigo por correo electrónico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *